martes, abril 04, 2006

Y luego nos quejamos de la lentitud de la justicia española

Un caso languidece 173 años en la India a la espera de sentencia
Nueva Delhi, 4 abr (Filósofos Pepepaquianos).- Un caso sobre una herencia espera desde hace 173 años a que un tribunal de Calcuta (noreste de la India) emita su sentencia, pero la lenta maquinaria judicial de este país se encargará de que siga languideciendo.
Es el pleito que más tiempo lleva a la espera de un veredicto, pero la tediosa burocracia de la India también tiene "al menos otros 80 o 60 litigios de este estilo, con una antigüedad de más de cien años", dijo hoy a EFE Sumit Chander, abogado del Tribunal Supremo.
La demanda civil de este longevo caso fue presentada en 1833 en la Corte Suprema de Calcuta, por aquellos tiempos la capital del "Raj" (Imperio) británico, para impugnar el testamento del Rajá Rajkishore Deb y después fue transferida al Tribunal Superior cuando éste fue creado en 1862.
El abogado de la familia Deb, quien confirmó que el asunto está aún pendiente en el tribunal, declaró a la agencia local PTI que no se había presentado ninguna nueva instancia en los últimos tiempos que pueda llevar a una pronta resolución.
"Este litigio nunca se va a resolver porque los jueces, al no tener sus propios archivos sobre el caso, lo único que harán es dejar que pase el tiempo hasta que llegue otro juez al que traspasar el caso y éste hará lo mismo", según Chander.
El litigio se refiere al testamento de Rajkishore Deb, propietario de grandes extensiones de terreno en Calcuta y otras partes del estado, que en su última voluntad cedió muchas de sus tierras para la "puja" (rezo) diaria a los dioses venerados por su familia.
Después de su muerte en 1825, uno de sus parientes interpuso en 1833 una demanda civil desafiando algunas cláusulas dispuestas en el testamento ante la entonces Corte Suprema de Calcuta, que eligió un síndico para supervisar los bienes y mandó el caso al Tribunal Superior de Justicia en 1862.
Actualmente en la India, uno de los países más lentos en los procesos judiciales, conseguir un veredicto en un caso civil puede suponer hasta 22 años. El tiempo se reduce sensiblemente si se refiere a delitos criminales, aunque sigue siendo superior a los diez años.
Los jueces, según Sumit Chander, están sobrecargados de trabajo: "Cada uno ve entre cien y doscientos casos diarios y, por supuesto, no quieren asumir nuevos litigios o encargarse de los que llevan más de cien años en los tribunales".
La única fórmula de acelerar el proceso judicial es mediante sobornos, ya sea a los secretarios que se encargan de fijar las fechas o a los propios jueces.
"Si las citaciones no llegan por el mal sistema de correo en el país, si hay una huelga o alguien se pone enfermo, el juicio se retrasa hasta el año siguiente y así sucesivamente", dice Chander.
El sistema legal de la India posterior a la independencia del país en 1947 es heredado de la jurisprudencia británica y, según muchos abogados, aún no ha sido adaptado a la realidad del país.
Ahora el Supremo ha introducido una nueva normativa sobre "Juicios Rápidos" con la que se busca que aquellos casos que llevan más de 22 años pendientes sean trasladados a otro tribunal que los dirima en menos tiempo.
"El problema al que nos enfrentamos en un país que no para de crecer, con nuevas tecnologías y una población enorme, es que las leyes se tienen que cambiar y, una vez que eso ocurre, aparecen tantos delitos que no hay tiempo para abordarlos todos", según Chander.
Los lugares donde la administración de justicia es más lenta son las ciudades, donde no sólo hay más casos, sino que también el correo que lleva las citaciones a los implicados se extravía con más facilidad o no llega nunca, haciendo que los casos se pospongan una y otra vez.


Etiquetas:

1 Comments:

Blogger mr_X said...

Fijate que aun estamos con lo de Gibraltar y mira si llevamos años.

12:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home