viernes, mayo 29, 2009

Aphex, come to me!

Pues allí que nos fuimos las dos erres de Filósofos (Rudy y Rufus) dejando atrás la bola de ruído en la que se convierten los conciertos de My Bloody Valentine -es muy difícil reproducir el sonido de capas y capas de guitarras distorsionadas de sus discos en directo- hacia el escenario Rockdelux, con el papi, vamos con el papi... Come to daddy!

Donkey Rhubarb

Expectación, mucho guiri y mucho francés, pero tuvimos sitio bastante cerca del escenario. El papi salta al escenario, sin concesiones a la audiencia y se esconde tras su mesa y sus bártulos. Empieza la misa y el papi es nuestro chamán. Rudy apunta con acierto: 'Aphex Twin transforma lo bello en grotesco' y también 'el maestro del ambient', y no le falta razón. Las imagenes que proyecta sobre la pantalla situada al fondo del escenario van tornándose cada vez més perturbadoras, y eso que empezó tranquilito. Pero es que toda la sesión -casi dos horazas de bailoteo!!- fue un continuo crescendo, tanto en lo musical como en lo visual, hacia lo aberrante. Era como ese tipo de cosas que en cierto modo te producen repulsión pero no puedes dejar de mirar. Tanto fue así que la sesión acabó con una proyección de imágenes distorisionadas de lo que parecía ser una autopsia en la que le sacaban los ojos a un cadáver humano, mientras Aphex Twin machacaba nuestros cerebros con sus ritmos perturbados y unos graves que hacían que te vibrara todo el cuerpo.


Lo cotidiano se convirtió en horror... el horror... Y el papi se marchó por donde había venido.
Rufus T. Firefly.

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Pedazo de crónica que os habéis marcado. La mejor de la historia.

3:17 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Eii, sr_thompson, etapa para hoy?

12:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home